Lobito. Vestigio colonial hecho pedazos

Lobito. | LdVPhotos

Por 1.000 Kwanzas tomamos un autobús que nos lleva de Sumbe a Lobito, uno de los mejores lugares del país para visitar, según nos contó Claudio en el trayecto hacia las cascadas de Binga. También nos contó que hay mucha mano de obra china porque el gigante asiático ha conseguido negociar la mayoría de las contratas importantes para construir la gran cantidad de infraestructuras que demanda una Angola paralizada por la guerra. Nos dice que buena parte de los 300.000 obreros orientales son presidiarios que conmutan 5 años de pena por cada dos que estén trabajando en el país africano.

También nos explica por qué en un par de ocasiones nos han tomado por cubanos al escuchar que hablábamos en español. Al parecer, Cuba y Angola tienen un acuerdo según el cual los facultativos caribeños ejercen la medicina en África a cambio de una sustanciosa subvención y de un no tan sustancioso sueldo.

Llegamos a Lobito, después de tres horas de trayecto por una carretera bien pavimentada (una de las pocas en Angola). Lobito es una ciudad portuaria con bastante actividad comercial, según se lee en la escasa información de la que disponemos. En su día, albergó una importante actividad económica y precisamente por eso fue un blanco fundamental en tiempos de la guerra.

A comienzos del siglo XX, de Lobito partía la línea de ferrocarril de Benguela, ideada por un empresario británico para transportar el cobre procedente de las minas de Katanga (Congo Belga) y exportarlo fácilmente desde un punto costero. Esta circunstancia hizo de Lobito una de las ciudades más prósperas de la colonia portuguesa, aunque también la confrontación arrasó con la vía férrea.

Después de los avatares bélicos Lobito es actualmente una mezcla de relucientes coches todoterreno, casas desvencijadas, edificios coloniales deteriorados, tiendas de telefonía y sucursales bancarias a la última. La línea ferroviaria que le dio fama no funciona, o al menos no encontramos actividad evidente.

Según parece, hasta 2006 hubo varios intentos de reconstrucción que acabaron  en papel mojado y únicamente los chinos apostaron por este proyecto a pesar de los obstáculos que frenaron al resto (terrenos minados, puentes destruidos y barrancos en el trayecto). Según parece se han destinado muchos millones de dólares e ingente mano de obra para recuperar la línea ferroviaria. Suponemos que pasará algún tren de vez en cuando; y dudamos de si lleva pasajeros o únicamente transporta mercancías.

Un paisano local nos asegura que sí, que el tren pasa al día siguiente a las siete de la mañana… pero en las instalaciones sólo vemos un oriental poniendo baldosas en el suelo. Y nada más.

Anuncios

Haz tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s