Archivos Mensuales: febrero 2013

Camino a Luanda

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Mendes y los suyos nos traen de regreso de las cataratas de Kalandula y nos dejan en la parada del autocarro (autocar) que nos llevará a Luanda. Nos fiamos de su palabra porque nos han dado muestras de su buena voluntad, pero en realidad el lugar en el que nos sueltan no luce ninguna muestra, por mínima que sea, de que allí para un vehículo de transporte de personas.

Bueno sí. Un grupo de mujeres de apiña bajo la escasa sombra que da un árbol mientras ordenan botellas de agua, refrescos, naranjas, mandioca… en los grandes barreños que luego se ponen en la cabeza para ofrecerla a los viajeros por las ventanillas de los coches y autobuses que paran… cuando paran.

Dan el pecho a sus hijos, se retiran a hacer pis (no mucho, la verdad), peinan las trencitas de sus compañeras y se ríen y hacen bromas con nosotros. Alucinan de que dos blancos hayan llegado allí de no se sabe dónde y estén esperando no se sabe bien qué. Nos ofrecen sus asientos para que no nos cansemos y nos invitan a meternos bajo la sombra para que nos nos dé una insolación.

Cuando les explicamos que queremos coger el autocar para Luanda abren mucho los ojos, porque calculan que quedan aún un par de horas para que pase, algo que no nos conviene en absoluto, ya que llegaríamos a la capital de noche. Esto no es recomendable en ningún lugar del mundo de cara a conseguir alojamiento, pero es especialmente peliagudo en Luanda, donde la seguridad ciudadana (especialmente para los extranejeros) no está garantizada.

De esta manera, nos aconsejan viajar en algún vehículo particular o en un camión de mercancías. Hacemos autostop y ellas van dando su veredicto acerca del vehículo que más nos conviene. Descartan algunos rápidamente mientras agitan vigorosamente sus manos indicando que ni hablar “no, no, no, ese carro no, que os matáis en la carretera”. Entre eso y las estadísticas de siniestralidad que hemos leído, les hacemos caso a pies juntillas.

Providencialmente pasa un minibús bastante nuevecita y dan su aprobación prácticamente de inmediato. Hablan con el conductor, que accede a llevarnos a cambio de una cantidad razonable. Las mujeres nos ayudan a subir las mochilas a bordo y se despiden de nosotros muy contentas. Encontrarlas ha sido uno de los mejores momentos del viaje.

El chico que nos ha recogido nos explica que el minibús pertenece a una empresa y que se supone que no puede hacer de taxi, aunque claramente se salta esa norma a la torera para ganarse un dinero extra. Asimismo, nos dice que cuando la policía que se encuentra apostada por la carretera nos pare para cobrar la “gasosa”, el soborno de rigor para poder continuar nuestro camino, no debemos decir que hemos pagado por ir con él.

Le hacemos caso, por supuesto. En dos o tres ocasiones paran el vehículo estos policías ataviados con uniformes impecables, boina y guantes blancos. Todos se portan de forma prepotente y despótica y miran nuestros pasaportes minuciosamente, aunque sospecho que más de uno no sabe ni leer. Más que nada porque se queda mirando mi cara mientras observa el visado de cuando viajamos a Mongolia.

Llegamos a Luanda y rápidamente nos percatamos de que la frase de nuestra guía en la que leíamos que el tráfico en la capital de Angola era “caótico” está incompleta. Debería decir, además, que es “arriesgado y peligroso hasta rozar el drama”.

Le pedimos al conductor que remate la faena de buscarnos hotel a cambio de un suplemento y, naturalmente, acepta. Para él, hemos sido también un golpe de suerte completamente inesperado.

“No busque en internet” o cómo distinguir a un sanitario caduco

FreeDigitalPhotos.net

FreeDigitalPhotos.net

Hace unos días alguien muy cercano a mi salió de la consulta privada de un reumatólogo por segunda vez en un par de semanas. Le acababan de diagnosticar espondilitis anquilosante, una enfermedad reumática que afecta a la columna vertebral y a la pelvis, pero que cursa con una sintomatología difusa que con mucha frecuencia marea a médicos y pacientes hasta que se desenmascara definitivamente.

Según me cuenta esta persona, entre ambas visitas el galeno habría invertido, a lo sumo, entre 12 y 14 minutos. En la primera ocasión ni le miró y se dedicó a rellenar volantes para radiografías y análisis de sangre para rastrear el antígeno HLA-B27, un valor que confirma el diagnóstico de ésta y otras patologías similares.

Hasta ahí nada nuevo bajo el sol. La brevedad de las consultas es un problema del que los propios profesionales se han hecho en numerosas ocasiones y del que los usuarios curiosamente no se quejan igualmente en función de si la consulta es pública o privada (en éstas últimas se tiende a soportar situaciones por las que en la otra se pone el grito en el cielo; a veces literalmente).

Lo verdaderamente llamativo es que el reumatólogo en cuestión dedicó unos minutos a informar al paciente sobre qué es eso de la espondilitis anquilosante (una enfermedad completamente desconocida para él) y le aconsejó: “No busque en Internet”. Y con las mismas se acabó lo que se daba. Sigue leyendo

… Y Claudio llamó

Imagen

Después de esperar y desesperar en Kibala, ese cruce de caminos en el que nadie se queda, Claudio nos llama con muchas horas de retraso sobre lo previsto, una prueba más de que el concepto del tiempo difiere considerablemente de unos lugares a otros. Su mañana se ha convertido en tarde y sus 10 minutos en hora y media y por eso hasta el último minuto planea sobre nosotros la duda de que nuestro conocido se acuerde de nosotros. Sigue leyendo

Nadie se queda en Kibala

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tardamos alrededor de tres horas en llegar a Kibala y hacemos en trayecto, como casi siempre, en un todoterreno enorme, negro con llamas pintadas a los lados y colgajos en el espejo retrovisor. Todo ello después de la clásica persecución por la estación, de los tirones para que te vayas con uno o con otro y del regateo con los precios.

Esta ciudad en realidad es un cruce de camino sin más atractivo que una gasolinera moderna con una tienda de esas de 24 horas para comprar galletas y alimentos de primera necesidad. No hay más que un hotel denominado de una manera entre grandilocuente y cachonda Complejo Residencial Mena. El lugar está atendido por un par de muchachas de alrededor de 16 años que limpian las escuetas estancias con sus bebés cargados en la espalda.

No hay luz, ni agua corriente, así que salimos a dar una vuelta y nos cruzamos con un agente de inmigración en moto que, naturalmente, nos intercepta para pedir nuestra documentación y saber dónde nos alojamos. Todos los viajeros han de rellenar un formulario en cada hotel en el que se hospedan. A nosotros no nos han hecho rellenar nada… y es cuando manda llamar al gerente del hotel, que acude raudo con los huevos de corbata, ataviado con su mejor cordón de oro, su gorra y su polo nuevecitos del MPLA, partido omnipresente.

Después de rebuscar el libro de registro, de hacerle la pelota al agente Francisco y de cargarle el mochuelo a su ayudante “por no tener respeto por el trabajo” cumplimentamos la ficha, que parecía que el gerente hotelero no había visto ni una sola vez en su vida. Se da por hecho que yo no trabajo, que soy una mantenida, así que mis datos los rellenan sin preguntarme y en el apartado de profesión… nada; en blanco.

Kibala fue un lugar especialmente castigado por la guerra y buena prueba de ello es el rosario de fachadas agujereadas y fachadas medio derruidas. Según nos cuenta Francisco, del que acabamos haciéndonos amiguetes, “nadie se queda en Kibala”, por eso únicamente hay un alojamiento (en el que estamos) para trabajadores que están de paso.

Esperamos la llamada de Claudio, nuestro ‘salvador’ en Sumbe, que se comprometió a llevarnos a un lugar espectacular. Pero Claudio no llama y nosotros nos dedicamos a pasear de manera controlada. Según nos cuentan, todavía hay minas diseminadas por el terreno cercano. Y nos lo creemos.