¿Por qué #gratisnotrabajo?

Aprende a decir no. | FreeDigitalNet.es

Aprende a decir no. | FreeDigitalNet.es

En estos días me ha llegado la enésima propuesta para trabajar sin cobrar, dos conceptos que por definición no deberían ir juntos, ya que siempre he entendido que por trabajar te pagan un salario y que cuando donas tu trabajo eso pasa a llamarse voluntariado.

La pizpireta chica que me hablaba al teléfono no terminaba de creer que estuviera rechazando tan jugosa oferta (entiéndase la ironía, por favor) ya que según ella mi perfil encajaba estupendamente en su idea; un blog sobre cuidado personal, pero con fundamento, no como esos que ahora incluyen todas las revistas llamadas femeninas, casi siempre escritos por caras populares que te aportan entre cero y nada y que, y ahí viene lo bueno, “lo vas a hacer con la gorra porque serán 300 o 400 palabras y para ti es una ventana excelente”.

Mi respuesta fue muy amable y bastante concisa, pero sinceramente luego le he dado más vueltas de las que me hubiera gustado. A estas alturas, pedir que te paguen por trabajar me parecía que no era mucho, pero al visto lo visto sí lo es, al menos para algunos que tratan de aprovecharse de la que está cayendo. En uno de esos giros me acordé incluso de un hilo de debate en el que una usuaria planteaba si existían supuestos en los que estaba justificado trabajar gratis. Afortunadamente, la mayoría no estaba de acuerdo con regalar el trabajo por muchos motivos. Ahí van los míos:

  • He invertido casi toda mi vida en formarme. Mis padres se han gastado mucho dinero para que yo estudiase Periodismo y después de terminar no he dejado de trabajar y seguir estudiando, ya que escogí un camino especialmente árido, que es la salud y la medicina. Eso tiene un valor y no pienso obviarlo.
  • El trabajo sin un sueldo no es trabajo; es voluntariado y yo decido en qué ONG, asociación de pacientes o colectivo lo llevo a cabo. De hecho, lo hago.
  • Nunca he cobrado por encima de mis posibilidades ni he inflado presupuestos (es más, a veces me ha ocurrido lo contrario). Soy consciente de que la situación crítica nos afecta a todos y por eso soy extremadamente flexible en mis condiciones laborales. Pido lo mismo.
  • Si tú ganas con el trabajo que yo hago para ti y me buscas porque te gusta lo que hago ¿Por qué partes de la base de que no puedes pagarme por ello?
  • Si ahora te hago un trabajo gratis ¿cómo sé que me vas a pagar por eso mismo ‘cuando mejoren las cosas’?
  • La visibilidad no es un señuelo para mi, ni siquiera aunque lo que me ofrezcas “no te va a costar nada porque va a ser cosa de poco”. No soy top model, ni actriz en promoción. Importan mis contenidos, que procuro mimar y elaborar cuidadosamente. No corto y pego, cito a los que me inspiran, no robo fotos, no relleno y procuro que lo que edito tenga un valor. Yo no cacareo, de manera que mis 300 o 400 palabras cuestan dinero porque a mí me han costado formación profesional y esfuerzo.
  • Llevo 20 años viendo regularmente mi nombre en los medios de comunicación para los que he trabajado y trabajo. Ni siquiera mi madre colecciona ya mis artículos. Parte de mis labores actuales es hacer de negra de otros y en múltiples ocasiones he firmado con pseudónimo. En resumen: no tengo ego, no vayas por ahí.
  • Con visibilidad y asomándome a tu ventana no pago ni la hipoteca de mi casa ni el colegio de mi hija. 

Sé que hay plataformas para denuncia ofertas de empleo abusivas y he hecho alguna aportación. También he firmado en el documento que propone la Asociación de la Prensa de Madrid, pero además de eso desahogarme en mi blog me sale gratis.

Anuncios

10 pensamientos en “¿Por qué #gratisnotrabajo?

  1. Vanesa Pérez

    La verdad no se me ocurre que un médico o un abogado vayan por ahí regalando su trabajo o mendigando que les paguen. Por ello, tampoco debería de pasar con el periodismo o trabajos de comunicación, que es una carrera universitaria con muchos años de formación..no es solo los 5 de licenciatura, se debe añadir todos los cursos posteriores en los que te formas para poder dar el mejor servicio.
    En tiempos de crisis aparecen estas desvergüenzas.

    Me gusta

    Responder
    1. Alejandra Autor de la entrada

      Efectivamente, Vanesa. Si además tenemos en cuenta que ahora cualquiera que sabe escribir 140 caracteres o decir una sandez en un blog incluso trata de acreditarse como prensa o se ofrece para hacer Social Media Managment… ahí lo tenemos. Un abrazo y a seguir en la lucha 😉

      Me gusta

      Responder
  2. Alvaro Cabello

    ¿Y que opinas Alejandra de los grandes Gabinetes de Comunicación que están trabajando gratis para muchos clientes? Tengo toda una colección de emails de asociaciones de pacientes, sociedades científicas, entidades de investigación, etc, que reconocen abiertamente que tal o cual Gabinete les hace las cosas sin cobrar.

    Además de poder aplicar todos los argumentos que tú utilizas, entramos en la competencia desleal y en agudizar la política de que el kilo de periodista, cuanto más barato mejor.

    Y mientras tanto la ANIS, conocedora del problema, mirando para otro lado mientras presume de los buenos cursos de formación que imparte. Deben ser para cuando todos los periodistas trabajen gratis.

    Me gusta

    Responder
    1. Alejandra Autor de la entrada

      Hola Álvaro.
      Gracias por tu aportación. Te diré que tengo noticias de prácticas desleales tanto de Gabinetes de Prensa que tiran los precios aunque ofrezcan un servicio nefasto, de agencias que ahora están pagando las consecuencias de haber trabajado durante años con presupuestos hinchados en más del 150% y de medios de comunicación que se tragan cualquier cosa con tal de llenar el espacio mientras echan a la calle a los periodistas. Eso sí, también conozco supuestos grandes clientes que aprovechando este río revuelto en el que nos movemos copian propuestas de agencias de manera descarada y se las encargan a un tercero, normalmente freelances para que se lo hagan por la mitad o por la tercera parte. Además de ser inmoral, los freelances nos encontramos que tenemos que andarnos con cien mil ojos para no aceptar de forma inconsciente este tipo de proyectos “robados” que encima nos harían quedar como Cagancho en Almagro. Creo que la solución a todo esto es, además de apostar por la calidad y asumir de una vez que el trabajo hay que pagarlo (a pesar de los ajustes), poner en evidencia a toda la pandilla de piratas que trata de hacer su agosto a costa de gente que lo único que busca es ganarse la vida profesionalmente. Siempre se ha dicho eso de que perro no come perro… pero es que hay algunos perros… que menuda tela.
      ¡Un abrazo!
      alejandra

      Me gusta

      Responder
  3. Ainhoa Iriberri

    A mí lo lo de pedir trabajar gratis me alucina, pero hoy he experimentando un “rizar el rizo” del que todavía no me he recuperado: te ofrecen trabajar gratis en un número cero a cambio de cobrar “muchísimo” en números posteriores (si sale el proyecto, claro, pequeño detalle). Encima, si dices que no, te tachan de insolidaria. La ANIS, en mi caso, ha respondido y ha retirado la oferta de su web. Muchas veces, el problema es que no se enteran y que la gente no denuncia.

    Me gusta

    Responder
    1. Alejandra Autor de la entrada

      Totalmente cierto. Siempre digo que ante el vicio de pedir está la virtud de no dar y cada uno es libre de aceptar los trabajos por los motivos que crea convenientes, pero si cunde el ejemplo y no se denuncia al final lo que parece es que trabajo hay, pero somos una pandilla de vagos que no queremos movernos… Gracias Ainhoa!!!

      Me gusta

      Responder
      1. Alvaro Cabello

        Os aseguro que lo de los Gabinetes de Comunicación que están trabajando gratis para ciertos clientes lo sabe el Presidente de la ANIS. Por escrito, carta a la que no me contestó, y de palabra el jueves 18 de abril, a lo que respondió no haber recibido la carta (la culpa siempre para la pobre secretaría técnica) y poniendo cara de sorpresa como si nadie supiera nada sobre ese tipo de prácticas.

        Me gusta

      2. Igor A.

        Yo estaría dispuesto a trabajar gratis de neurocirujano. Soy periodista, pero de la misma manera que intrusos de otras profesiones están prostituyendo mi trabajo, yo estoy dispuesto a prostituir la de los demás. Gracias a todos esos impostores metidos a periodistas está la profesión como está.

        Me gusta

  4. Alejandra Autor de la entrada

    Tienes toda la razón. Me asombra cómo en los propios medios de comunicación se ha devaluado la profesión a base de poner a cualquiera a hacer las cosas y de cómo se ha dado a entender que esto no es más que juntar letras y quedarse tan ancho. Evidentemente, no podemos quejarnos cuando hemos acuñado y dado cabida a cosas como “periodismo ciudadano” (eso no es periodismo, es otra cosa) y cuando medimos por el mismo rasero a cualquier idiota opine de lo divino y lo humano “porque tengo un blog” y a verdaderos profesionales. Siempre me he preguntado si este tipo de ofertas de las que hablo en la entrada se las harían a cirujanos, arquitectos, abogados… sin que se les moviera un pelo.

    Me gusta

    Responder

Haz tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s