¿Por qué molesta que un sanitario trabaje su marca personal?

FreeDigitalPhotos.net

FreeDigitalPhotos.net

Poco antes del verano escribí un reportaje para SaludRevista sobre el uso de las redes sociales, especialmente Twitter, entre los profesionales sanitarios más activos: Médicos y consultas a golpe de tuit.

Traté de entrevistar, como es lógico, no sólo a los más tecnoadictos, sino también escoger varias profesiones de corte sanitario para que estuvieran representadas casi todas las posturas. Prácticamente todos coincidían en señalar las ventajas que para ellos suponía el uso de redes sociales en su práctica habitual

Básicamente éstas giraban en torno a tener acceso a información útil en un tiempo asombrosamente breve, intercambio de opiniones y conocimientos con otros colegas de aquí y de allá, mejorar la atención al paciente recetándole páginas de internet, vídeos o esquemas, incrementar el contacto con el usuario e, incluso, enfrentarse a malos informadores y contrarrestar bulos, tan frecuentes en internet y tan peligrosos cuando el tema del que se ocupan está relacionado con la salud.

Igualmente, la mayoría señalaba los vicios y riesgos que podían esconderse detrás del uso de redes sociales en su profesión: demasiado ruido en la red, adicción, egocentrismo desmesurado, pérdida de tiempo…

Pero únicamente una de las personas con las que hablé, concretamente Julio Mayol, destacó la utilidad de Twitter y otras redes para “construir y promocionar mi marca personal”, un concepto que muchos asociarán con el mundo del marketing y no con el de la Medicina y la Salud. Me sorprendió para bien porque nunca he entendido ese menosprecio generalizado de los profesionales (ocurre en todas, pero en el ámbito sanitario para mí es más llamativo) hacia los que destacan dentro de su propio gremio.

Es cierto que si un médico, un psicólogo o un conductor de ambulancias se pasa la vida trinando todo lo que se lo pone a tiro de su smartphone acaba saturando al personal y que si sale en la televisión a todas horas uno se acaba preguntando  que cuándo trabaja este señor; como también lo es que los medios de comunicación a veces escogen para comparecer en sus programas a supuestos profesionales cuyos testimonios y teorías dan ganas de salir corriendo.

Sin embargo, comulgo completamente con la idea de Mayol sobre la necesidad de cambiar de mentalidad de una vez por todas con respecto a esa (mala) costumbre de lapidar a todo trabajador de la salud por el mero hecho de usar la tecnología en su favor, de dejarse entrevistar, de opinar sin tapujos, de promocionar sus premios, logros, investigaciones en redes sociales y de participar en los debates que le apetezca a través de Internet.

Este y otros especialistas creen que parte de la culpa de este fenómeno envidioso se debe no sólo al carácter, sino a la formación que típicamente se imparte en España. Ya desde el colegio, en nuestro país el que participa en clase, levanta la mano, pregunta sus dudas, fomenta el debate… en seguida es catalogado de empollón coñazo al que hay que criticar aunque a escondidas le pidas los apuntes.

Pues esto es lo mismo o al menos muy parecido: Tú como paciente ¿a quién prefieres como prescriptor? ¿al que se saca su plaza y se apoltrona en la consulta escribiendo recetas ilegibles y se mantiene al margen de todas las innovaciones que se producen en su área salvo cuando de lo que se trata es de viajar por la patilla a la ciudad donde se celebra un congreso al que de todas formas no piensa asistir? ¿o al que está al día de lo que se cuece en su profesión, se forma presencialmente y de manera online, consulta sus dudas con colegas de este y otros países, interactúa con usuarios a través del mail, toma el pulso de lo que buscan y necesitan los pacientes, da consejos o te invita a la reflexión en su blog, recomienda artículos suyos y de otros, promueve congresos, cuelga sus ponencias y alerta de fraudes y timos que nada tienen que ver con la Ciencia?

Yo personalmente prefiero al segundo, ¿Y tú?

Anuncios

Un pensamiento en “¿Por qué molesta que un sanitario trabaje su marca personal?

  1. Pingback: ¿Por qué molesta que un sanitario...

Haz tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s