Al final parece que no lo hacemos tan mal…

Creía que sólo era yo la que tendía a valorar mis capacidades para la maternidad de manera negativa. No soy la persona más paciente del mundo, aunque con ella he aumentado algo ese poquito de paciencia que traía de serie.

Veo que mientras la mayoría de las que tenemos hijos queremos escucharlos más, comprenderlos mejor y no perder los nervios tan a menudo, ellos logran ver lo mejor de nuestra personalidad: “Ella es la mejor”. Creámoslo.

Anuncios

Haz tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s