Archivo de la etiqueta: Diabetes

Proyecto Nightscout, el resultado de la perseverancia de los padres

Nightscout nace el día que un ingeniero informático del estado de Nueva York siente la necesidad conocer de manera remota los datos del sensor continuo de glucosa Dexcom G4 que lleva su hijo. Miles de familias pasan por lo mismo: debut de un hijo/a de corta edad, la familia entra en shock y comienza el periodo de aprendizaje de cómo llevar una vida con diabetes. Durante esos primeros días no hay problema porque los padres son los encargados de velar por el bienestar de su hijo, pero el problema aparece cuando todo el mundo tiene que volver a su vida normal: el niño/a tiene que volver al colegio, a ir con sus amigos, a hacer deporte, los padres tienen que volver a trabajar, etc. Esta separación supone un problema a muchos niveles y, aquellos afortunados que pueden acceder a un sensor continuo de glucemia, necesitan ver los datos para poder tomar decisiones e incluso mantener su propia tranquilidad. John, cuando llega ese momento, se pregunta si sería posible utilizar el puerto USB del receptor de su sensor para descargar los datos en tiempo real de igual manera que lo hace su endocrino cuando va a consulta. Después de muchas horas de ingeniería, nace el primer prototipo del uploader de Nightscout: un teléfono móvil que, conectado al puerto USB del receptor de Dexcom, es capaz de descargar los datos y subirlos a internet a una hoja de cálculo.

El resto de este apasionante proyecto, en la revista Diabetes Ahora, de la Asociación Diabetes Madrid.

nightscoust_da3

Anuncios

“Las personas con diabetes necesitamos mucha información; cuanta más mejor”

JEDI

Óscar López de Briñas, o lo que es lo mismo, el Jedi Azucarado,  nos cuenta en esta entrevista para Diabetes Ahora cómo ha unido su enfermedad, la diabetes, con su pasión por la tecnología para trasladar a otros pacientes información seleccionada sobre esta dolencia que están encontrando en las nuevas tecnologías  y en las redes sociales una manera de subsanar las deficiencias que encuentran en cuanto a educación diabetológica, sistemas de monitorización, medición y tratamiento… y también nos advierte de que, igual que en la saga Star Wars, esta revolución también tiene un lado oscuro.

Lea la entrevista completa aquí.

¡Saludable Feliz Navidad!

navidadblogHola a todos.

Hoy quizá no es un buen día para escribir un post, ya que la mayoría (y harán bien) estarán metidos en carretera o en el supermercado ultimando los detalles del menú de Nochebuena. Sin embargo, teniendo en cuenta que tres de cada 10 españoles tienen la tensión más alta de lo deseable (según cifras de la Sociedad Española de Hipertensión) y que aproximadamente seis de cada diez tienen el colesterol alto es casi obligatorio recordar algunas pautas para que los excesos navideños no se traduzcan no ya en ganancia de peso, que curiosamente es lo que más preocupa a los usuarios aunque no hagan demasiado por evitarlo, sino en descontrol de la glucemia en el caso de los diabéticos y de episodios cardiovasculares, en el caso de muchos ciudadanos que tienen que vigilar los factores de riesgo.

Por eso, sin más preámbulo y no sin desearos una feliz salida y entrada de año, os dejamos unos consejos para pasar unas fiestas saludables e igualmente sabrosas.

No descuides tu medicación. Si por motivos clínicos, como ser diabético, tener exceso de peso o ser  cardiópata, has de seguir unos estilos de vida saludables o tomar cierta medicación no aproveches la Navidad para aparcar estas normas porque agravarás tu riesgo.

Actividad física. Los paseos en familia son una buena oportunidad para moverse y reunirse en estas fechas de manera original y divertida. Si normalmente vas al gimnasio ¿ahora por qué no?

En casa. Por muy típico que sea, no dejes bandejas con dulces repartidos por la casa. Así evitarás la tentación de coger uno (o dos) por pura inercia. Haz las cinco comidas recomendables y no “te reserves” para la gran cena porque probablemente llegarás con un hambre atroz y comerás mucho más de lo debido.

Fuera de casa. Las cenas de empresa y otros compromisos similares no deben convertirse en un desenfreno culinario. Come algo sano antes de salir de casa (una pieza de fruta, embutido magro…) y controla las cantidades de lo que tomas. Procura conversar y prestar menos atención a la comida.

Aperitivos.No abuses de los patés ni de los embutidos grasos y llena tu mesa de crudités de hortalizas con queso batido desnatado (al que puedes añadir nueces picadas) y encurtidos como pepinillos y cebollitas en vinagre. Pon más variedad, pero en menos cantidad que otros años, que todavía quedan dos platos y postre.

Primer Plato. Échale imaginación a las ensaladas, alíñalas con especias y vinagretas diferentes; así podrás echar menos sal y disfrutar de sabores nuevos. Cremas y sopas son un excelente entrante que te saciará sin poner en riesgo ni tu digestión ni tu salud cardiovascular. Si os gusta el marisco prepáralo de manera sencilla y recurrid a los mejillones o a los berberechos. Al vapor, regados con un chorrito de limón quedan fantásticos y su aporte graso y calórico es mínimo. De las gambas, langostinos, cigalas y similares procurad no comer la cabeza.

Segundos platos. Recurre a las carnes magras y a los pescados en cualquiera de sus variedades. El horno y el vapor son tus mejores aliados para lograr recetas jugosas sin apenas grasa. No engordes las salsas con harina y controla las cantidades. Cocina con poca sal y no lleves el salero a la mesa. Que no falten las verduras y hortalizas como guarnición.

Postre. Las frutas constituyen una baza fundamental para terminar una comida navideña. Aprovecha para hacer bizcochos que las contengan o preséntalas en coloridas macedonias. Sírvelas en copas atractivas y nadie se resistirá a probarlas. Presenta los dulces típicamente navideños en porciones pequeñas y no pongas una gran cantidad en la mesa.

Sobremesa. Procurad hacerla fuera de la mesa donde habéis comido o cenado. Eso evitará que se picoteen las sobras por el mero hecho de que están a la vista.

Ojo con el alcohol. Una copita o dos, preferiblemente durante las comidas, no hacen daño a nadie. Superar esa cantidad no es recomendable.

Hace muchos años, un endocrinólogo me dijo que todos deberíamos comer como los pacientes diabéticos aunque no lo fuéramos. Por eso, y si queréis más pistas de cómo hacer que vuestras navidades sean saludables y ricas podéis buscar más información en la Fundación para la Diabetes, que que recuerdan lo importante que es cuidarse todo el año.