Archivo de la etiqueta: Dieta Mediterránea

Ponle años a la vida y vida a los años, recetas de siempre

Dieta mediterránea. | FreeDigitaPhotos.net

Dieta mediterránea. | FreeDigitaPhotos.net

Esta semana hemos celebrado el Día Nacional de la Nutrición, que este año tenía el lema “Comer bien para envejecer mejor”. Aprovechando este día, la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD) presentó los resultados del Primer Estudio sobre Estilos de Vida y Longevidad, que fundamentalmente ha dejado claro que la gula es algo más que un pecado capital.

Según los hallazgos del sondeo, las personas que habían superado la octava década de la vida con buena salud habían mantenido algunas constantes a lo largo de los años, tales como hacer actividad física, comer mucha fruta y verdura y moderarse en las cantidades ingeridas (a veces obligados por las penurias económicas y otras por sentido común). Estas premisas les han ayudado a envejecer saludablemente y a disfrutar de una excelente calidad de vida, ya que ahora hay que preocuparse no tanto por poner años a la vida como vida a los años. Sigue leyendo

Anuncios

¿Dieta medite… qué?

Este fin de semana hablaba con una compañera que me tachaba de radical. Había leído mi post acerca del ninguneo que había sufrido el estudio PREDIMED en los medios de comunicación patrios y la poca importancia que le concedíamos a la investigación española. Según ella yo exageraba ya que las excelencias de la Dieta Mediterránea, constatadas en el trabajo referido, no han tenido apenas repercusión en nuestro país porque eran de sobra conocidas por todas y cada una de las criaturas de este país; como si con la partida de nacimiento viniera también un máster en mediterranismo.

Luego hizo una breve disertación acerca de que con esto de la crisis, muchas cosas iban a volver a un cauce de consumismo menos desmadrado y que absolutamente toda persona española y residente en nuestro país se había dado cuenta ya de que había que volver a alimentarse como lo hacían nuestros abuelos; lo había leído. Y se quedó tan pancha. Sigue leyendo